Un nuevo mundo.

Puedes decir, "Sé que soy un espíritu inmortal", 
o "estoy cansado de este mundo loco y la paz es 
todo lo que deseo" - hasta que suene el teléfono. 
Malas noticias: las acciones del mercado bursátil 
se desplomaron; negocio atrapado en aguas de 
bacalao; coche robado; su suegra llegó; viaje 
cancelado; contrato roto; su cónyuge lo dejó; 
le exige más dinero; dicen que es tu culpa. 
De repente, una ola de ira, ansiedad, se desencadena. 
Su voz se vuelve rápida: "No puedo soportar esto más. 
» Acusas, culpas a los demás, atacas, defiendes, 
justificas y todo pasa automáticamente.
Es obvio que hay algo mucho más importante para 
ti ahora que la paz interior que dijiste hace un 
tiempo era todo lo que aspirabas ser, y ya no eres 
un espíritu inmortal tampoco. El negocio, el dinero, 
el contrato, la pérdida o la amenaza de perder es 
más importante. ¿Para quién? ¿Al espíritu inmortal 
que dijiste que eres? Es un no para mí Para el mini 
yo que busca seguridad o satisfacción en cosas 
efímeras y se pone ansioso o enojado porque no puede conseguirlo. Bueno, al menos ahora sabes quién 
realmente crees que eres.

Eckhart Tolle 
(Un nuevo mundo)

No sabemos todo.

La frase de Sócrates nos recuerda que la verdadera sabiduría no está en saber todo, sino en aceptar que no sabemos todo. Esto implica una actitud de humildad y apertura para aprender, y una aceptación de que no siempre tendremos todas las respuestas.

Además, también implica el reconocimiento de que hay cosas que no podemos comprender por completo. Reconocer nuestra ignorancia nos permite abrirnos a nuevas experiencias, ideas y perspectivas, y nos ayuda a construir una vida moral más profunda y significativa.

Recordemos que para Sócrates, así como para el estoicismo, el conocimiento se adquiere después de una reflexión profunda basada en una gran cantidad de experiencias personales. Así, la humildad es indispensable para poder continuar aprendiendo, pues de otra forma, nos negaremos a reflexionar y aprender de otros, considerando que «ya lo sabemos todo», como pensaban los sofistas de la Antigüedad.

La actitud más correcta parecer ser sin embargo, entender que seguiremos aprendiendo toda la vida, y por tanto, al reconocer nuestra ignorancia, abriremos nuestro espíritu a nuevas oportunidades de conocimiento y de crecimiento. Pues siempre debemos considerar, nos dicen los filósofos griegos y romanos, que el verdadero conocimiento es el conocimiento que aplicamos en nuestra vida para desarrollar el bien, de ahi la importancia del entendimiento o la consciencia en todas nuestras acciones.

A %d blogueros les gusta esto: