Desperté.

~ Sri Papaji


El miedo a desaparecer, que puede surgir con la investigación,
es el viejo sentimiento: «Yo soy el cuerpo»
Esto no es miedo a lo nuevo sino a dejar lo viejo.
No tengas miedo y sumérgete en tu ser.
Cuando «tú» te hayas ido, todo el miedo también lo hará.
Silencio, quédate quieto, aquí estás.
Permanece como presencia en tu corazón.
No tengas miedo de conocer al Ser,
Eso es lo que siempre has sido.
Nada se puede perder, no tengas miedo.
También puedes tener miedo de «perderlo». » (Ser)
Solo cuando posees algo surge el miedo a perderlo.
El mero ser no puede ser poseído, por lo tanto, el mero estar solo no puede perderse.
La única manera de evitar el miedo es volver a la belleza interior,
El Ser, el corazón en el lado derecho.

Comer poco y digerir bien.

[Publicado originalmente en el periódico «La Mañana», el 13 se septiembre de 2022, ]

Tham Luang Nang No, caverna del norte de Tailandia, tarde del 23-6-2018.
12 muchachos de un equipo de fútbol, ​​más el entrenador, se sumergen en ella buscando el frescor y el entretenimiento. Unos 10 kilómetros conforman los serpenteantes y estrechos corredores de la citada cueva tailandesa. No existía la más mínima previsión de chubascos ni tampoco era época de monzones. Sin embargo, el chaparrón que descargó sorprendió a los niños dentro, los cuales quedaron incomunicados. Y es que el aguacero anegó la entrada aparentemente nada peligrosa de la gruta. 16 días más tarde los chicos y el preparador conseguirán salir, contra pronóstico, sanos y salvos de la cavidad, a pesar de tratarse de un rescate enrevesado. En el transcurso de dos largas semanas, pillados en el interior de la Tierra, tanto el entrenador como los niños no dispusieron ni de comida, ni de luz, ni de ropa de repuesto. La falta de víveres no impidió, pasado el medio mes, que la docena de futbolistas infantiles y el técnico sobrevivieran a esas penurias. Y es que los humanos pueden estar sin comer unas semanas. Estos días llegará a las pantallas Trece vidas, el filme que relata la arriesgada maniobra de liberación de dichos deportistas, que Viggo Mortensen protagoniza.

En casos de este estilo el cuerpo no deja de alimentarse dado que se abastece de sus recursos, según asevera el médico higienista Karmelo Bizkarra: «El organismo humano siempre dispone de un depósito de reservas nutritivas para salir de un percance por falta de comida (…) Esto mismo sucede en el ayuno, mediante la autodigestión el cuerpo se alimenta de sus propias reservas.» En esta línea, Bizkarra, autor de El poder curativo del ayuno (Ed. Desclée de Brouwer, 2007), dice que para evitar problemas postoperatorios hay que hacer un ayuno breve o tomar zumos de frutas y frutas. Esto explica, para dicho médico higienista, que son muchos los ingresados ​​en clínicas que hacen casi ayunos cuando les proporcionan suero: «el suero no es más que algo de agua con un poco de azúcar, sales minerales (… ) Sin saberlo los médicos de los hospitales mantienen durante unos días en un ayuno modificado a personas hospitalizadas.»

Dejar de comer es un precepto inherente en la mayor parte de las religiones. Los judíos, con motivo de la celebración del Yom Kipur, siguen un ayuno de 25 horas. El de los bahá’ís es un ayuno de 19 días. El ramadán musulmán, un ayuno diurno de un mes. Y para los católicos, la Cuaresma, el Viernes de Ceniza y el Viernes Santo, son fechas en las que hay que disminuir las raciones a la hora de entablarse y dejar la carne a un lado. Además, el catolicismo pregona que los viernes es también una jornada de abstinencia: no apto para carnívoros.

En paralelo, el autor de El poder curativo del ayuno explica que especialistas en ayunos han constatado que, aquellos animales que hibernan, tienen el contenido intestinal totalmente aséptico al cabo de una semana: «cuando se abre su intestino no se siente ninguna putrefacción.»

No comer tanto o comer en cantidades más discretas, no es mala idea si se quiere gozar de una buena salud. Karmelo Bizkarra añade que, en occidente, muchas de las enfermedades digestivas actuales se deben a un exceso de comida y a la mala calidad de esta, que a veces no llega al rango de sustancia nutritiva: «alimentos no apropiados y manipulados, con sustancias químicas (…) y la ingestión de tóxicos como el café, el alcohol, el tabaco.»

Por su parte, el catedrático de nutrición Abel Mariné no tiene ninguna duda de que comemos peor que hace cincuenta años: «Hay un hecho muy ilustrativo. Según algunos estudios observacionales, la época en la que los ingleses tuvieron mejor salud cardiovascular fue de 1940 a 1945, durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Por qué? Pues por el racionamiento. Gran Bretaña propuso un racionamiento planificado porque hacía años que veían venir una guerra y el riesgo de quedar aislados del continente. Fue un racionamiento muy adaptado a sus posibilidades de producción y con base científica para completar una buena nutrición. El racionamiento inglés fue una dieta perfectamente pautada. Y las estadísticas de alteraciones cardiovasculares descendieron.» Buscando quizás también la sencillez, en los fogones, Mahatma Gandhi apunta que, con motivo de sus estancias en Inglaterra, conoció la existencia en Manchester de la Asociación de la Eliminación del Desayuno. No olvidemos que el dirigente independentista indio impulsó diferentes huelgas de hambre, una de las cuales se prolongó a 21 días.

Tendremos que prestar atención al refranero castellano cuando sugiere que para llegar a viejo y sano: «poca cama, poco plato y mucha suela de zapato.»

Autor: Quim Gibert, psicólogo y coautor de Elogi de la transgressió

Nuestra falsa identidad.

Ramesh S Balsekar

《Torturado y embrutecido por el fracaso total de su intelecto para entender la realidad esencial, el hombre ha conceptualizado a Dios a su propia imagen, atribuyéndole los más nobles sentimientos y cualidades, aquellos que él mismo desearía tener pero de los que carece. —El intelecto se halla así impotente para alcanzar lo que hay más allá de este Dios, el ámbito trascendente e inmanente de toda manifestación. No hay ninguna senda que conduzca a aquello que es eterno y presente en todo lugar y que es en sí mismo la fuente de todo pensamiento. —Vivir a través del tiempo secuencial, con sus pérdidas y sus sufrimientos, sus remordimientos y arrepentimientos, combinados con las esperanzas y miedos del futuro, constituye una enorme carga de sufrimiento, que aceptamos como el estado “normal”, solamente debido a que estamos totalmente acostumbrados a nuestra falsa identidad como entidades individuales separadas. —La auténtica liberación estriba en deshacernos de este pesado lastre.》

La ausencia de ira.

La —ausencia de •••'ira' es el camino —más rápido a 
la paz mental. —La ira es causada por la obstrucción 
de los deseos de 'Uno'... —Aquel que no espera nada 
de los demás, —pero que busca en Dios toda satisfacción, 
—no puede sentir ira hacia sus semejantes —ni desilusión 
por ellos. —Un sabio se contenta con el conocimiento 
—de que el Señor dirige el universo... 
—Está libre de ira, animosidad y resentimiento...

  ▪️Yogananda▪️

Cumple de mis niños.

Hoy he estado muy poco activo en el blog, pero la ocasión lo merecía, mis hijos cumplían 12 años, me mayores ya, y la verdad que hemos estado un poco liados con la celebración, recoger a sus amigos, en fin se a pasado el día muy ligero.

Muchas Felicidades campeones.

Foto de mi movil.

Mis hijos y mi nieta, que no había manera de quitarla para que se hicieran una foto los dos juntos.

Abrazar nuestra irá.

El Buda nos dio unas herramientas muy eficaces para apagar el fuego que hay en nuestro interior: el método de respirar y de andar de manera consciente, el método de abrazar nuestra ira y de observar profundamente la naturaleza de nuestras percepciones, y el método de observar a fondo a los demás para comprender que también sufren mucho y necesitan nuestra ayuda. Estos métodos son muy prácticos y proceden directamente del Buda.

Inspirar de manera consciente es saber que el aire está entrando en tu cuerpo, y exhalar de manera consciente es saber que tu cuerpo está cambiando el aire. Así estás en contacto con el aire y con tu cuerpo, y como tu mente está atenta a la respiración, también estás en contacto con ella; tal como es. Sólo necesitas una respiración consciente para volver a entrar en contacto contigo mismo y con el mundo que te rodea, y tres respiraciones conscientes para mantener este contacto.

Siempre que no estás de pie, sentado o tendido, estás yendo a alguna parte. Pero ¿Adónde vas? Tú ya has llegado. Con cada paso, puedes llegar al momento presente, puedes entrar a la Tierra Pura. Cuando desde una punta de la habitación te dirijas a la otra, sé consciente del contacto que mantienen tus pies con el suelo y del contacto del aire mientras entra en tu cuerpo. Esto te ayudará a descubrir cuántos pasos puedes dar cómodamente durante una inspiración y durante una exhalación.

Mientras inspires, di «inspirando», y mientras espires, di «espirando». De ese modo, estarás practicando todo el día la meditación de caminar. Es una práctica que se puede hacer constantemente y que tiene, por tanto, el poder de transformar nuestra vida cotidiana.

A mucha gente le gusta leer libros sobre las distintas tradiciones espirituales o sobre rituales, pero no desea practicar demasiado las enseñanzas que aparecen en ellos. Las enseñanzas pueden transformamos, al margen de la religión o la tradición espiritual a la que pertenezcamos, si estamos dispuestos a practicar. Nos transformará de ser un mar de fuego a un refrescante lago. Y entonces no sólo dejaremos de sufrir, sino que además nos convertiremos en una fuente de alegría y felicidad para todos los que nos rodean.

Fuente: Thich Nhat Hanh

Templo de Amón en Karnak.

Templo de Amón en Karnak, Luxor, Egipto
El templo de Karnak se empezó a construir hace más de 4000 años, donde diversas dinastías faraónicas pusieron su sello añadiendo templos dedicados a diferentes dioses como Amón-Ra, Montu, .., entre otros. Se le llamó Karnak por tratarse de una pequeña ciudad amurallada y convertirse en el conjunto de templos religiosos más importante de Egipto.

A %d blogueros les gusta esto: